Casas Adaptadas

Tanto el color como la iluminación de un espacio, pueden darnos diferentes sensaciones al ingresar en él. Generalmente una buena iluminación mejora la resolución visual, la percepción de los colores y de 
las distintas profundidades; mientras que el color en un espacio puede darnos sensaciones de encierro y espacios reducidos, al utilizar colores fríos (azul, verde, violeta) por el contrario pueden ampliarse espacios pequeños al emplear en él colores cálidos (amarillo, naranja, rojo). También se pueden destacar ciertos elementos constructivos o decorativos de un local a 


Casa Gilardi, Ciudad de México, Arq. Luis Barragán

través de una adecuada combinación de colores cálidos y fríos. Es por ello que es fundamental tener en una obra un adecuado alumbrado y coloración en una obra, ya que pueden transmitir en forma correcta las sensaciones que se quieren brindar o en ocasiones pueden desmerecer la obra. Algunos criterios a tener en cuenta son:
 
  • Los acabados de la superficie del local: Deben evitarse superficies pulidas o especulares, recomendándose superficies mate u opacas debido a que los brillos excesivos pueden provocar molestias y dificultar la resolución de imágenes mientras que contribuyen con la fatiga visual.
  • La determinación de los colores a emplear: Se recomienda la utilización de colores cuyos valores de gris sean detectables por personas con ciertas discapacidades visuales que no perciben colores 


Iglesia Colegio Villa María, Santiago de Chile, Arq. Enrique Browne

pero si sus contrastes y tonos de grises. De esta manera pueden destacarse áreas de pisos que requieran de advertencias de riesgos mediante el empleo de colores vivos.
  • Adaptación a la luz y a la oscuridad: deberá evitarse excesivos contrastes entre áreas de modo sucesivo que cuentan con una diferencia de iluminación importante, para favorecer la adaptación visual de las personas que pasen de un área a otra.
  • Deslumbramientos: Es recomendable evitar brillos molestos o deslumbramientos de cualquier tipo, que dificulten la resolución de imágenes o contribuyan a una mayor fatiga visual. Los deslumbramientos pueden ser de tipo:
  1. Directo: Provocado por luces ubicadas dentro del campo de visión, al reparar en la altura de las luminarias.
  2. Reflejado: Proveniente del reflejo de las fuentes de luz sobre superficies especulares en dirección al ojo.
  3. Velado: Provocado por la disposición de la luz en pequeñas partículas que pueden estar en el medio ambiente.

Consultas: arquitectura@elabuelo.com.mx

Rampas
Escaleras
Puertas
Ascensores
Percepción de
Información
Estacionamientos
Luz y Color
Senderos y
Veredas
Baños
Prevención de
Accidentes
Introducción
Normas y requisitos oficiales sobre construcción para discapacitados
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



Instituto Nacional de la Senectud

Atrás  

webmaster

 

Copyright elabuelo.com.mx © 2003